DULCYNAT

SALUD Y BELLEZA: El POLEN

EL POLEN
Polen

  El grano de polen o gametocito masculino es liberado de las anteras de las flores tras la dehiscencia de las mismas, solo algunas de estos granos se posarán en el estigma de las flores, y es en este proceso donde tienen una crucial importancia las abejas , ya que son ellas quienes lo transportan hacia las flores receptivas, afortunadamente una parte del polen que ellas transportan de flor en flor es llevado y almacenado en la colonia, esto le permite al apicultor cosechar una parte del mismo para su beneficio personal.
El polen constituye la principal fuente de alimento proteico de la cría de las abejas, una obrera cosecha polen de una sola especie o variedad de planta, pero las abejas de una misma colonia pueden recolectar de muchas especies en un mismo día.
  La composición química del polen es muy variable de acuerdo a la especie botánica que pertenezca, sobre todo en la que respecta a su contenido en proteínas, pero de un modo general la composición química media del polen es expresada en el cuadro inferior:

  • Agua 5 al 6%
  • Proteínas 25%
  • Azúcares 40%
  • Lípidos 4 a 5%
  • también posee cenizas, vitaminas, sustancias antibióticos, etc.

  La recolección del polen se hace por medio de trampas de las cuales existen muchos modelos pero que siempre operan bajo el mismo principio de funcionamiento: las abejas se ven obligadas a entrar en la colonia pasando a través de una malla con agujeros lo suficientemente grandes como para que pasen las abejas pero lo suficientemente chicos como para que no puedan pasar con las dos bolas de polen que llevan pendientes de las patas posteriores que son forzadas a caer a un cajón que las contendrá hasta tanto el apicultor las recoja del mismo.
  Se ponen las trampas al amanecer o al atardecer, al principio la totalidad del polen traído por las pecoreadoras será retenido por las trampas pero a las pocas horas solo una fracción del mismo será lo que quede retenido pues las abejas se acostumbran rápidamente al paso forzado y finalmente consiguen colarlas dentro de la colmena.
  El polen de abejas es una importante fuente natural de proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales, considerado por ello como un excelente suplemento dietético con acción bioestimulante.
  En la flor, la lengua y las mandíbulas de las abejas son usadas para lamer y mordisquear las anteras con el resultado que los granos de polen se adhieren a las partes de la boca humedeciéndose totalmente.   También una considerable cantidad de polen es sacada fuera de las anteras, y adheridas a los pelos de las patas y cuerpo de las abejas.   La ramada de pelos de la abeja está en serie para retener el polen que está seco y pulverizado.
  Después de que las abejas se han arrastrado sobre unas cinco flores, ellas empiezan a cepillar el polen de su cabeza, cuerpo y apéndices delanteros y los transfiere al par de patas posteriores. Esto puede ser cumplido mientras tanto la abeja reposa sobre la flor, pero lo más frecuente es mientras ella revolotea en el aire antes de pecorear más polen.
  El polen húmedo es removido de toda la boca por las patas delanteras.   El polen seco adherido a los pelos de la región de la cabeza también es removido por las patas delanteras y juntado al polen humedecido por la boca.
  El segundo par de patas colectan el polen libre del tórax, particularmente de la región ventral y recibe el polen colectado por el primer par de patas. Durante la toma del polen de la pata delantera, la pata de la mitad del mismo lado es extendida hacia delante y agarrada por la pata delantera flexionada, mientras ésta es doblada hacia abajo y hacia atrás. Una buena cantidad de polen húmedo es juntada ahora en la cara interna de los segmentos anchos tarsales del segundo par de patas.
  El polen es transferido a las canastas del polen de la siguiente manera:   Una cantidad relativamente pequeña puede alcanzar las canastas de polen directamente, mientras las patas del medio algunas veces son usados para bajar oportunamente el polen acumulado allí. Pero, gran cantidad de polen es transferida hacia los peines de polen sobre la superficie interna de las patas posteriores. Una de las patas del medio y luego la otra son alternativamente tomadas entre el segmento del primer tarsal de las patas posteriores y arrastradas hacia abajo y hacia arriba, en este caso peinando el polen de las patas del medio. El polen es ahora sostenido en los pelos del basitarso posterior y es inmediatamente transferido a las canastas del polen en la otra superficie de la tibia posterior.
  Cuando la abeja ya está cargada, retorna a la colmena. Allí, la abeja portadora de polen pone su cabeza dentro de varias celdas como si buscara un lugar apropiado para descargar el polen. La abeja agarra un borde de celda con sus patas delanteras y arquea su abdomen para que la parte posterior (cola) se apoye sobre el lado opuesto de la celda.   Sus patas traseras están metidas dentro de la celda y suspendidas dentro de esta. Las patas del medio son levantadas y el basitarso es conducido a tener contacto con el extremo superior de la tibia de las patas traseras.   La pata del medio ahora es empujada entre la masa de polen y la superficie corbicular para que la masa de polen sea apalancada hacia fuera para caer dentro de la celda.
  Las patas traseras ejecutan ahora movimientos de limpieza para remover los residuos o fragmentos de polen. Después de deshacerse ella misma de los dos granos, la abeja usualmente abandona la celda. Al momento otra abeja, usualmente una de casa o una abeja joven, llega a la celda y examina su contenido. Al encontrar los granos libres, empieza a trabajar en la base de la celda con un activo movimiento de la cabeza y con las mandíbulas cerradas. Cuando los granos alcanzan la base de la celda, donde hay polen guardado, estos son rotos e incorporados dentro de la masa, y el conjunto es pulido con las mandíbulas y la lengua.
  Durante este proceso la abeja a menudo humedece los granos con la lengua.   La masa resultante adquiere una apariencia más humedad y tonalidad opaca. Se han reportado evidencias evidencia que el néctar y la miel son adicionados a la masa del polen almacenado, este polen almacenado presenta cambios en sus propiedades físicas y químicas, las nuevas cualidades le han dado el carácter de "pan de las abejas", pero que debe ser reconocido mas como polen predigerido.
  Los viajes de las colectoras de polen son considerablemente más cortos que los de aquellas que colectan néctar. El número de flores visitadas para colectar polen, el tiempo empleado en fabricar una carga, el número de viajes por día y el peso de la carga de polen es variable, dependiendo sobre la especie y condición de las flores, temperatura, velocidad del viento, humedad relativa y otros posibles factores.
  Para colectar una carga de polen una abeja visita 84 flores de árboles de pera y 100 flores de diente de león. Para fabricar una buena carga de polen, una abeja puede gastar de 6 a 10 minutos o tanto como 187 minutos. El número de viajes por día puede ser de 6 a 8 o mas de 47. Usando trampas caza-polen, Hirschfelder calculó que, con buenas condiciones climáticas, entre 50.000 a 54.000 cargas de polen eran traídas a la colmena diariamente. El peso de las cargas osciló de 12 a 29 mg en peso húmedo o de 8.4 a 21.4 mg en peso seco, aunque diferencias marcadas suelen observarse en cargas de polen aun dentro de un mismo apiario. Cuando pecorean sobre flores en las cuales ambos productos, polen y néctar, son disponibles, un considerable número de pecoreadoras llevan ambos. Del total de más de 13.000 abejas observadas, el 25% recolectaron polen únicamente, el 58% néctar solamente, en tanto que el 17% colectaron ambos en el mismo viaje.

ARRIBA

© 2000/2020 DULCYNAT


Teléfono: 03541-15-61-7431 Desde el exterior: +54-9-3541-61-7431
E-Mail: richardapitox@gmail.com --- richard_api@hotmail.com

+ReySol+